“Internacionalización y digitalización, claves para la recuperación económica”

Mariano León Egido. Presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad RealEste año 2020 marcará la historia, tanto por la situación realmente complicada que estamos viviendo a nivel sanitario, y social, como por haber paralizado en un porcentaje altísimo la actividad económica, lo que supondrá, sin lugar a dudas, un antes y un después en la visión que tenemos tanto de la economía, como de la sociedad en general a nivel mundial.

Pero no debemos olvidar, que se trata de una situación, que aún complicada, tendrá un periodo de duración, y podremos salir de ella. Y para ello debemos de tener serenidad y cabeza fría para plantear la nueva “hoja de ruta”; donde por un lado tendremos que trabajar para que el daño sea el menor posible en el presente, y también para que la situación económica se recupere en el futuro más próximo, con estrategias que permitan recuperar el empleo, el pulso económico, y los estándares de calidad de vida. Sin duda, esto supondrá un gran esfuerzo, sobre todo para recuperar los sectores más perjudicados como el turismo, la hostelería y el comercio, los cuales tienen gran peso del PIB nacional, y que por sus circunstancias están notando en mayor medida los efectos de esta crisis, pero también debemos poner el foco en sectores estratégicos para nuestra región, como es el caso del agroalimentario, que con el descenso del consumo y las limitaciones operativas en mercados internacionales, requieren de medidas, acciones de apoyo y actividades, que les permitan volver a impulsarse.

Y realmente FERCAM, durante estos 60 años, se ha erigido como una feria referente en el sector, que además no solo enmarca la agricultura y la ganadería, sino que se ha convertido en una feria multisectorial donde también se dan cita las energías renovables, la obra pública, el transporte, y las nuevas tecnologías, mostrando que aun manteniendo la tradición, camina con paso firme en la modernización de la misma. Muestra de ello, ha sido la adaptación de FERCAM a estas difíciles circunstancias, manteniendo parte de la capacidad de negocio de la feria e incentivando la tecnología y el mercado digital, que será de gran importancia para que nuestras empresas continúen siendo competitivas.

De hecho, la tecnología está cambiando la manera en que producimos y consumimos, lo que hace necesario que nuestras empresas tengan en cuenta estos rápidos cambios en sus modelos de negocio, para ser capaces de mantener e incrementar su actividad. La economía digital impulsa el crecimiento y el empleo de calidad, mejorando además la productividad, el crecimiento corporativo y las capacidades de internacionalización de las empresas. Y la clave está en implicar no solo a nuestras grandes empresas, sino también a las pymes, que suponen más del 99% de nuestro tejido productivo, donde deben entender que la digitalización no es una opción, sino una condición esencial para adaptarse a los nuevos perfiles de cliente, que exige cada vez más una relación clara, veloz, ubicua, personalizada, y confiable; pero también a cambios en el entorno empresarial, como el que estamos viviendo en estos días. Esto será, a la postre, la manera de asegurar su supervivencia como empresa.

Por otro lado, la internacionalización y su incorporación de manera continua en la estrategia empresarial, será otro factor clave en la competitividad de nuestras empresas en el futuro más próximo, sobre todo para las del sector agroalimentario. Esto supondrá una importante vía de consolidación de la economía provincial. Y es en este punto donde FERCAM también evidencia que apuesta de manera clara por el sector, no solo por la procedencia de los expositores, que además de aglutinar una importante muestra de empresas de varias comunidades autónomas, se suman las procedentes de otros países, sino también por el aumento de la capacidad de realizar negocios a nivel internacional.

Realmente FERCAM es una feria que exhibe la potencialidad del sector, y también la de Manzanares, que tanto por la idoneidad de sus comunicaciones, como por el importante tejido empresarial agroalimentario, logístico e industrial; y por sus potencialidades turísticas y de servicios permite pensar que es una ciudad con perspectivas de crecimiento, y con capacidad de generar empleo y riqueza.

Sin duda, debemos transmitir un mensaje de esperanza para el futuro, ya que estoy completamente seguro que saldremos adelante de esta situación, y que lograremos el proceso de recuperación y reconstrucción de la vida social y económica; reuniendo fuerzas para trabajar todos juntos, con generosidad y con esfuerzo, con el fin de recuperar la situación en la que nos encontrábamos, lo antes posible, y con una conciencia social mucho más fuerte.

Mariano León Egido.

Presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad Real.

Ir arriba